ROQUE LAS ANIMAS Y ROQUE MATASNO

ROQUE LAS ANIMAS Y ROQUE MATASNO

Voy a contar la aventura que tuve con mi compañero de cordada Oscar, estuvimos buscando hacer algo diferente un fin de semana de agosto.

Nos dijimos de buscar algo poco común, apartado del bullicio y que fuera con algo de aventura, así que nos decantamos por el roque Matasno.

Planeamos ir a este roque primero, de camino a Taganana ya que el plan era realizar el Matasno y luego bajarnos a Taganana a realizar la Normal de la Animas y la Directa Rusa.

Empezamos documentarnos un poco, viendo en el mapa por donde llegar y buscando la mejor ruta para llegar hasta el, aunque habíamos ya leído algunas reseñas por internet queríamos asegurarnos de la zona para poder aprovechar al máximo el día.

Nos dirigimos hacía el Pico del Ingles

No recuerdo que día fuimos pero si me acuerdo que partimos un viernes, nos dirigimos hacía el Pico del Ingles en las Mercedes que es a donde nos envían las reseñas que hemos ido encontrando por internet.

Cuando llegamos vemos que el tiempo no acompañaba a la aventura, viento, nublado, chispeando, no toca otra que abortar el asalto a este roque emblemático, arropado por los brezos y custodiado por los eucaliptos, para intentar su escalada.

Seguimos con nuestro destino hacia Taganana y dejamos atrás el Matasno con tristeza ya que nuestro plan se trastea un poco, pero bueno aún nos quedaba aventura por delante.

Llegamos a Taganana nos aparcamos y sorpresa chispea, nos miramos y la primera intención es “vamos a por café y organizamos” durante el café decidimos si enfrentar la normal de las Animas o no, yo le digo que pinchar chispeando no me atrae mucho, que el tacto de la roca entre la maresía y la humedad de la nube no son buenas sensaciones.

Oscar me empuja y poco diciendo “nada nos subimos hasta la entrada y si llueve nos damos la vuelta” me convence rápidamente.

ROQUE LAS ANIMAS

Preparamos los matules y nos echamos a andar dirección a la normal, en unos minutos estamos en la base de lo que yo llamo el cabezón, un roque enorme a pie de pared, el cual hay que treparlo para subirse a él y desde ahí te preparas para iniciar la vía.

Cargado de cintas, friends, empotradores

Afronto los primero metros, cargado de cintas, friends, empotradores y vagas largas, noto que el tacto de la roca no es tan malo como yo iba imaginando en mi cabeza.

Llego hasta un descansillo que hay a unos pocos metros de donde te equipas, una trepada sencilla como de III grado, le digo a Oscar que se suba aquí conmigo para que me asegure desde aquí por comodidad, ya que desde abajo la cuerda molesta bastante y la entrada está desploma un poquillo y la cabeza no la tengo aún centrada.

Me pregunta si se pone los gatos para afrontar los metros que hay entre los dos, le comento que no es necesario que con tenis los puede realizar cómodamente y que vas en yoyo así que tira para arriba.

!!Al lío¡¡

Ya juntos organizo los cacharros, lo miro y le digo vamos para arriba. Afronto el primer lago sin ningún problema, el taco de la roca esta increíble sin sensación de humedad una adherencia y un agarre increíbles.

A medida que voy progresando me sintiendo cada vez mejor, con lo cual cada vez alejo mas lo seguros y el largo se me hace bastante corto. Me comunico con Oscar de que cuando quiera que le meta duro que yo ya ando listo con todo montado y asegurado.

En unos minutos volvemos a estar juntos. Seguimos escalando sin ningún problema, revisando cada largo e intentando recordar como era la cosa ya que tenía algunas lagunas por que hacía tiempo de que había realizado esta vía, como un año o algo más.

Nos entra la riza floja entre largo y largo viendo el material antiguo que nos vamos encontrando por el camino, pensamos en los primeros que escalaron estos roques con los materiales que habían en su tiempo y nos decimos; buff esta gente estaba echa de otro material.

Uno de los anclajes que te puede encontrar durante la escalada (aquí Oscar se anclo para sacar una foto de coña para sus colegas)

Llegamos a la zona del vivac y nos tomamos la pausa para comer algo, beber agua por que con la carga de humedad que había en el ambiente yo iba sudando y no quería deshidratarme, no es el mejor lugar para que suceda una tontería de estas.

Retomamos la escalada y llegamos a unos de los largos que mas interesantes se me hacen, por el grado de exposición y por el ambiente de aventura y el patio que hay por debajo, si miras para detrás tienes unas vistas impresionantes.

Pasada esta fisura ya llegas a la reunión del último largo, en esta reu es por regla general el momento foto por las vistas que tienes a tu espalda:

No tenemos frontales

Llegamos a la cumbre sobre las 16:00 de la tarde y nos planteamos si ir a la directa Rusa pero hacemos números e inventario y vemos que no tenemos frontales para bajar en caso de que se nos hiciera de noche.

Desde donde estábamos hasta la directa nos podría quedar como una hora, así que sumando el destrepe, más el recorrido por hacer hasta pie de vía, escalarla y el sendero de regreso, calculamos como unas 3 a 3:30 horas de actividad y eso calculando a un ritmo más o menos ligero. Si nos retrasábamos por cansancio  o por que la vía se nos atragantara podríamos salir de noche, y no apetecía.

Con lo que tomamos la decisión de irnos al bar, comer algo y de regreso para casa.

En el coche vamos hablando de lo bueno que había sido el día y que bien se había portado el tiempo que nos dio una tregua ya que el sol solo hizo presencia en momentos puntuales y por poco tiempo. Eso sí, el bochorno no se iba, pero entre sol encima dándonos de lleno y el bochorno nos quedamos con la segunda opción.

Durante el  trayecto de regreso, volvemos a sacar la conversación del Roque Matasno, que mala suerte tuvimos con el tiempo, ya regresamos otro día y vamos a por él y bueno así durante un rato, tuvimos conversando sobre el roque, que nos encontraremos, si los grados son los que dicen, etc.

Llegando a la altura del Pico del Inglés observamos que el tiempo ha cambiado y no hacia nada de viento y las nubes se habían retirado, nos miramos y fue automático.

Aparcamos en el mirador del pico del Inglés, con la duda de si dejar el coche ahí o dejarlo más adelante ya que esta zona es muy conocida por la cantidad de robos que sufren los vehículos. Tomamos la decisión de dejarlo en el propio mirador pero cuidando de no dejar nada a la vista y que nadie nos vea sacar el material.

Dispuestos a comernos el roque Matasno y por la hora que era, nos echamos a caminar por el sendero que va desde el pico del Inglés hasta al Barrio la Alegría.

Tomamos el sendero como si la vida se nos fuera en ello, ya cuando llevamos unos minutos bajamos el ritmo porque veníamos castigados de las Animas. Vamos buscando unos puntos de referencia que indicaban las reseñas consultadas por internet, las cuales marcaban un hito a unos 20 minutos desde el coche.

El primer hito con el que nos tropezamos nos quedamos con cara de “mmmm” por aquí no hay quien se meta, esto está muy cerrado y se de gente que a venido hace poco y eran un grupo de 4 personas, si por aquí pasara un grupo así deja huellas y marcas seguro.

Así que seguimos un poco más adelante, nos encontramos con un cruce que va a la izquierda, tomamos la decisión de seguir más adelante, no estábamos muy seguros de si ya llevábamos los 20 minutos. Varios metros mas adelante encontrarnos con una intersección de caminos, izquierda, derecha o centro???

Ahí ya nos rendimos, entre la hora que era casi las 19:30 o 20:00 de la tarde decidimos abortar, volver a informarnos de como localizarlo. Oscar preguntaría a la familia ya que el es de Jardina, e iba a ver si alguien conocía ese roque por ese nombre.

Fin de semana siguiente:

Volvemos el sábado decididos a encontrarlo, volvemos a dejar el coche en el mismo lugar, nos cargamos con las cosas y nos metemos a caminar, esta vez mas ligeros por que ya sabíamos hasta donde teníamos que llegar más o menos.

Llegamos a donde el fin de semana pasado a la intersección de caminos y seguimos rectos, dejamos un hito a mano izquierda pero creemos que no puede ser por ahí, así que continuamos recto, con la cabeza agachada como burros cargados, de repente vemos que la vegetación se va abriendo y sorpresa para nosotros que nos encontramos con La Laguna a la derecha y Santa Cruz a la izquierda.

¡¡¡MIERDA YA NOS HEMOS SALTADO ALGO!!!  Venga vamos para atrás hasta el hito que dejamos a mano izquierda.

Esta senda que esta vez subía y si había sendero, nos metemos, sudando como un trapo mojado llegamos al final del sendero y sorpresa no encontramos nada, no vemos nada, pero sabemos que esta cerca, intuimos que esta muy cerca, donde estábamos identificamos parte de la pared de una de las vías que teníamos en un croquis.

Ya sabemos que estamos cerca, ahora a ver como llegamos hasta el. Vemos que a nuestra espalda hay un sendero que descendía, no teníamos mucho donde elegir así que le metemos sin piedad y vamos bajando entre brezos, eucaliptos, vamos siguiendo ese sendero y al poco le digo a mi compañero, creo que vamos mal, no veo huellas, la tierra esta dura, no hay ramas rotas y vuelvo a lo mismo, si por aquí a pasado gente hace dos semana, esto esta muy intacto y 4 personas con mochilas dejarían marcas y la tierra revuelta.

Nada seguimos indagando por el sendero y PUMM La Laguna a un lado y al otro la capital.

¡¡¡MIERDA OTRA VEZ EL MISMO SITIO DE ANTES!!!

Pero donde esta el Matasno escondido, pero mira que hemos caminado, pero ya estábamos más cerca ya que vimos parte de una de las paredes.

Le comento a Oscar de volver por los mismo pasos y ver si hay algo que no hemos visto, en el sendero de regreso veo como un ligero sendero que va en diagonal por una ladera le comento que lo voy a coger a ver donde va y a ver que veo, el vuelve a subir a lo alto donde habíamos visualizado parte de una vía. Yo me aventuro a bajar, bajar y bajar, voy siguiendo una línea que va al borde de un acantilado, hasta que llego a un punto donde no puedo avanzar.

Suelto la mochila en el suelo y me acerco al acantilado para ver si hay por donde bajar o si veo sendero, no logro localizar nada que nos pueda resolver, pero si logro ver otra vez parte de una de la vías, así que ya por lo menos sabemos que ahí debajo de ese acantilado esta, ahora a ver como llegar.

Le pido a Oscar que venga a dar conmigo: Oscar baja que el roque esta a nuestros pies, la cosa es por donde bajar. Cuando llega hasta mi le enseño lo que había visto y le comento de seguir bajando por la ladera ya que tiene pinta de ir descendiendo y si lográbamos bajar lo suficiente a lo mejor luego podríamos improvisar un sendero hasta el roque.

Bajamos unos buenos metros, Oscar me dice creo que por aquí no vamos a poder, yo insisto, le digo ya de perdidos al río. Vamos bajando y vemos al final como un llano, upps mira hay como un sendero super año que llega como a un llano, puede ser que ya veamos la luz. Cuando llegamos al llano que veimos nos encontramos con:

UN ACANTILADO ENORME, este Matasno va a acabar con nosotros. Ahora a ver como salimos de aquí ya que volver por donde bajamos no era solución ya que sabíamos que no nos iba a llevar a ninguna parte. Me pongo a improvisar ladera arriba, Oscar detrás de  mi maldiciéndome seguro, vamos ladera arriba entre brezo y nuestras amigas las zarzas, como si estuviéramos en una pelea de gatos.

La ladera por la que subíamos iba perdiendo inclinación y ya vas respirando mas pausados. Al finaliza la ladeara nos volvemos a encontrar en el punto de las dos veces anteriores, pero el mismo sitio pero en otra orientación. La Laguna de frente, Santa Cruz a la espalda.

Ya rendidos volvemos al sendero principal para ver que hacer, nos encontramos en el segundo hito, el que tenía la senda que subía. Le comento a Oscar que hacemos loco, nos vamos seguimos buscando o que?

Repaso las reseñas que teníamos y en ella decía que en una piedra de un escalón esta escrito el nombre el roque.

Yo- Oscar me voy a revisar todas las piedras de todos los escalones a ver si encuentro el puñetero nombre, espera aquí.

Me cojo el sendero dirección al coche y voy revisando cada piedra plana que veo, para luego no decir me habré saltado alguna. A los poco minutos. OSCAR, OSCAR la tengo, tengo la piedra con el nombre. Decir que para ver el nombre hay que meterle imaginación, por que parecen unos arañazo nos mas, pero si mojabas la piedra (truco de películas) se hacía más fácil de leer.

En ese punto nos miramos, pues esta aquí y tiene que estar a nuestra izquierda (La laguna a la derecha, Santa cruz a la izquierda) en lo que veo como unas piedrecitas apiladas “tres piedras no más” junto a un tronco de un brezo.

Yo – Oscar mira ¿Tú crees que esto será marca o casualidad de que estén así?

A todas estas ya eran casi las 18:00 de la tarde, llevamos como 3 horas dando vueltas por el monte.

Oscar – Buff eso es marca fijo. Nos metemos por ahí, venga vamos a ver que hay.

Yo – Pues venga ya por lo menos vamos a ver que hay si lo encontramos ya veremos que hacemos con el.

Esta vez Oscar va delante, rabioso y decidido a encontrarlo.

Empezamos a bajar por una ladera bastante pronunciada, casi que llegas al destrepe, aquí no podías perder un pie, por que son esas caídas que no frenas hasta llegar al fondo del barranco. Nos volvemos e encontrar entre brezos y eucaliptos y gracias a ellos puedes ir frenando y agarrándote a sus troncos.

En una de estas algo me llama la atención, veo como una sombra en mitad de la arboleda, me paro respiro, fijo la mirada y no me lo puedo creer, era el Matasno, esta ahí arropado por los arboles y bien resguardado.

Yo- Oscar, detente y mira a tu espalda.

Oscar – Ostras que susto tío, parece un gigante ahí en medio.

Su sombra se proyectaba sobre nosotros y dama la impresión de que fuera alguien que te observa.

Bajamos unos 10 metros mas y BUALA estamos a los pies de Matasno un roque de 20 metros escondido de lo lindo. Que guerra nos a dado, lo bueno lo hemos encontrado, lo malo son casi las 18:30, entre salir donde estábamos, volver al coche se nos van hacer las tantas.

Oscar me comenta, ya que estamos aquí le voy a meter un pegue. Después de tanto caminar y buscar ya no me voy sin probarlo.

Nos ponemos los arneses, nos equipamos y se decide a encarar la vía de la derecha un supuesto 6a / Ae de nombre la Original ya que fue la primera vía que se abrió en el año1968.

Oscar se sube a pies de este majestuoso pitón y empieza a realizar sus primero movimientos para llegar a la chapa, lo veo resoplando y maldiciendo, recula, lo vuelve a intentar por otro lado y con otros movimientos, vuelve a recular, “voy a probar por aquí” fracaso también.

Se baja me mira y comenta esto esta duro, seguro que es 6a? Yo le enseño las reseñas, dice 6a/Ae se puede acerar de chapa a buril y luego del buril a la chapa, por lo que puede observar dese aquí.

Oscar – NO, NO yo la quiero escalar no acerar.

Yo- Que te parece si le metemos la primera cinta con un palo? Tengo cinta adhesiva en la mochila, así fuerzas algo mas y no estamos aquí en precario (para asegurar es incomodo el sitio)

Oscar – Amm perfecto.

Metemos la cinta a un palo, chapamos la primera y nada Oscar para arriba de nuevo, esta vez con mas rabia, pero llegando a la altura del buril grita. Pilla, Piila.

Oscar – Loco esta mierda esta dura, tengo los antebrazos que me van a explotar, entre el pateo y el día que llevamos estoy muerto, lo intento de nuevo a ver que pasa.

Yo – Venga tío dale que tu estas duro coño.

Oscar – PILLA, PILLA, loco esto esta todo en negativo, casi sin pies, madre esta dura la entrada. Dale tu a ver si tu resuelves.

Yo – Mira bájate de recoge la cinta, vayámonos  a comer, a recuperar fuerzas y mañana volvemos comido y descansados y le metemos a muerte. Por que yo también estoy fundido de cargar y no creo que vaya a subir mas arriba que tu.

Oscar – Buff pues perfecto mañana a muerte. Vamonos

Día siguiente, domingo:

Esta vez ya vamos al roque de un tirón, sin para ni descansar y como un misil directos al objetivo.

Decir que al roque nos subimos, escalamos sus dos vías el 6a/Ae (tuvimos que acerar) y el 6b de la izquierda. Y firmamos en el libro de cumbre.

A modo personal y Oscar también coincidimos de que el 6b es más fácil de escalar que el 6a/Ae, que después de acerar las tres primeras chapas el resto de la vía si es 6a, detalle a tener en cuenta, se necesita un friends rojo para asegurar después de la 5 chapa (sin contar el buril de la entrada) a no ser que vayas muy bien de cabeza y quieras forzar, pero la pared tiene tanto moho que te lo piensas varias veces, ya que desde el friend hasta la chapa que esta por debajo de ti hay unos buenos metros.

Y bueno esta fue nuestra gran aventura en busca del Roque Matasno, volveremos a vernos las caras ya que tenemos pendiente liberar La Original de 1968.

Comodo SSL